La piorrea dental es una enfermedad que afecta a las encías y que si no tratamos a tiempo, podemos llegar a perder los dientes.

Hay que tener en cuenta que en España, 8 millones de adultos (es decir, uno de cada tres) presentan alguna forma de enfermedad de las encías, de los cuales 2 millones tienen una periodontitis severa. Por lo tanto, es vital saber identificar a tiempo esta patología para evitar males mayores, como puede ser la pérdida dental.

En este artículo te vamos a contar qué es la piorrea, cuales son sus causas, síntomas y los tipos de tratamientos con los que poner solución a un problema que atañe cada día más gente.

¿Qué es la piorrea?

La piorrea o periodontitis aguda es una infección que afecta a la estructura de la dentadura, provocando una inflamación y el deterioro del hueso hasta acabar con la caída del diente de forma espontánea.

Causas de la piorrea

La piorrea puede tener su origen en diversas causas:piorrea

  • El factor principal en la mayoría de los casos es una mala es una mala higiene bucal. Si no llevamos a cabo una correcta limpieza diaria, se acumulan bacterias que inician esta enfermedad. Por eso el cepillado de dientes, el uso de seda dental, cepillos interdentales e incluso enjuagues bucales, nos ayudarán a eliminar el sarro y mantener una boca limpia y sana. Pero esto no es suficiente. Para eliminar los rastros de sarro más profundos, debemos acudir a la clínica dental periódicamente para realizarnos una limpieza dental profesional.
  • Diabetes: la diabetes afecta a los tejidos que sujetan los dientes y por eso puede ser uno de los agentes que inicien esta enfermedad.
  • Abusar de alimentos ricos en azúcar: los alimentos con altos niveles de azúcar provocan una acumulación de sarro, que como ya hemos visto Xerostomía o boca seca: se trata de una enfermedad caracterizada por la falta de saliva. La saliva es clave en la higiene bucal porque es la encargada de eliminar muchas de las bacterias que habitan en los dientes, además de ayudarnos a arrastrar restos de alimentos que se quedan en la boca. Por esta razón, las personas que padecen esta patología son más sensibles a sufrir problemas bucodentales.
  • El tabaco: es responsables de un gran número de infecciones y problemas en la boca, y puede llevar a una gingivitis y su posterior evolución a piorrea.
  • Alimentación inadecuada: una alimentación con déficit de vitaminas o minerales como C, D, calcio o flúor facilitará el deterioro de los dientes o las encías, lo que puede dar pie a una piorrea.
  • La genética. Si la persona cuenta con defectos en su sistema inflamatorio o inmunitario será más propenso a contraer piorrea.

¿Cuáles son los síntomas de la piorrea?

Existen diferentes señales que nos pueden alertar de que algo no va bien y el más común es el sangrado de las encías en el momento en que te cepillas los dientes. Pero si hablamos de la piorrea en concreto, los principales síntomas son la inflamación de las encías, la destrucción del hueso que soporta el diente o la recesión gingival, es decir, el retroceso o pérdida de encías. denta

Sin embargo, también hay otros factores que también se dan cuando se padece esta enfermedad:

  • Halitosis.
  • Movilidad de las piezas dentales.
  • Dolor de dientes.
  • Aumento del espacio interdental, consecuencia de la desaparición de la encía.
  • Sensibilidad dental crónica.

¿La piorrea se contagia?

Esta es una pregunta muy común entre nuestros pacientes. Lo cierto es que sí es posible el contagio de la piorrea de una persona a otra ya que se trata de una enfermedad infecciosa. Sin embargo, no es algo ni fácil ni rápido. Se requiere que se den una serie de factores en el portador y que el receptor sea vulnerable por ejemplo debido a que tiene un sistema inmunológico deficitario o que el que lo padece tenga una gran cantidad de placa acumulada. Además, es necesario un contacto persistente a lo largo del tiempo.

 

Tratamiento de la piorrea

tratamiento piorreaSi la piorrea se encuentra en una fase inicial, puede ser suficiente con una limpieza profunda o curetaje que consiste en la limpieza y raspado de las raíces del diente, eliminando el sarro acumulado y alisando las asperezas que se puedan haber formado en la raíz. Además, puede que sea necesario el uso de medicamentos como antiobóticos, según el grado de avance de la piorrea.

Sin embargo, en las fases más avanzadas de la enfermedad y en las que dichos tratamientos no son suficientes, habría que recurrir a la cirugía para acceder a las bolsas periodontales profundas donde se encuentran las bacterias y a las que no se llega con el procedimiento básico. También hay ocasiones en las que la destrucción ha sido tan importante que es necesario aplicar técnicas de regeneración de hueso. Por eso es tan importante que sea un periodontista (y no cualquier odontólogo) el que diagnostique el estado de la enfermedad para poder aplicar el tratamiento más conveniente.

Así es que si padeces alguno de estos síntomas y crees que puedes tener algún problema de encías, pide cita ahora y uno de nuestros especialistas te realizará una revisión completa. ¡Te esperamos en CDA!