La periodoncia es una especialidad de la odontología que se enfoca en la prevención, diagnóstico y tratamiento de enfermedades y condiciones que afectan los tejidos de soporte de los dientes, incluyendo las encías, el hueso alveolar, el cemento radicular y el ligamento periodontal. Los periodoncistas son los especialistas en esta área y trabajan para mantener la salud, función y estética de estos tejidos. En este blog explicaremos qué es la periodoncia y cuáles son las causas de la enfermedad periodontal.

¿Qué es la enfermedad periodontal?

La enfermedad periodontal es una infección de las estructuras alrededor de los dientes. Existen dos tipos principales:

Gingivitis: Es la forma más leve de la enfermedad periodontal y se caracteriza por la inflamación y el sangrado de las encías. Es reversible con un buen cuidado oral.

Periodontitis: Es una forma más grave que puede llevar a la destrucción del hueso que soporta los dientes, lo que puede resultar en la pérdida dental si no se trata adecuadamente.

Causas de la enfermedad periodontal

La enfermedad periodontal es causada principalmente por la acumulación de placa bacteriana en los dientes y encías. Sin embargo, varios factores pueden contribuir a su desarrollo:

Mala higiene oral: La falta de un cepillado y uso de hilo dental adecuados permite que la placa y el sarro se acumulen en los dientes y encías.

Tabaquismo: Fumar es uno de los factores de riesgo más significativos para la enfermedad periodontal. El tabaco dificulta la cicatrización y la respuesta del sistema inmunológico.

Enfermedades sistémicas: Enfermedades como la diabetes, enfermedades cardiovasculares, y condiciones que afectan el sistema inmunológico pueden aumentar el riesgo de desarrollar enfermedades periodontales.

Cambios hormonales: Los cambios hormonales en la pubertad, menstruación, embarazo y menopausia pueden hacer que las encías sean más sensibles y faciliten el desarrollo de la gingivitis.

Medicamentos: Algunos medicamentos pueden reducir el flujo de saliva, lo que tiene un efecto protector sobre los dientes y encías. Otros pueden causar crecimiento excesivo de las encías.

Hábitos alimenticios: Una dieta pobre en nutrientes puede afectar la salud de las encías.

Estrés: El estrés puede debilitar el sistema inmunológico y hacer que el cuerpo sea menos capaz de combatir infecciones, incluyendo las periodontales.

Bruxismo: El hábito de apretar o rechinar los dientes puede dañar el tejido de soporte de los dientes.

 

Prevención y tratamiento

La prevención y el tratamiento de la enfermedad periodontal incluyen una combinación de cuidados en el hogar y procedimientos profesionales. La higiene oral consiste en cepillarse los dientes dos veces al día y usar hilo dental diariamente. Las limpiezas dentales regulares, realizadas por un profesional, son esenciales para eliminar la placa y el sarro acumulado.

En cuanto a los tratamientos profesionales, los periodoncistas pueden realizar una serie de procedimientos según la gravedad de la enfermedad. El raspado y alisado radicular es un procedimiento común que implica la limpieza profunda de las raíces de los dientes para eliminar la placa y el sarro debajo de la línea de las encías. En casos más avanzados, puede ser necesaria la cirugía de colgajo, que permite al dentista acceder a las raíces y limpiar las áreas afectadas más profundamente. También, en situaciones donde el hueso y los tejidos han sido dañados, se puede recurrir a la regeneración ósea y tisular para reconstruir y fortalecer estas estructuras.

El diagnóstico y tratamiento tempranos son esenciales para prevenir el avance de la enfermedad periodontal y mantener una buena salud bucal.

En CDA tenemos especialistas en el tratamiento de las enfermedades periodontales.