Cuando pensamos en ortodoncia, probablemente lo primero que se nos viene a la cabeza sea la imagen de los brackets metálicos. Esto se debe a que durante muchos años, este tipo de ortodoncia ha sido el más popular a la hora de corregir la posición de los dientes o los problemas de alineamiento y mordida. Sin embargo, a pesar de que hoy en día existen otras opciones como Invisalign (ortodoncia invisible) o brackets estéticos, los brackets metálicos continúan siendo los más populares a la hora de elegir ortodoncia. Y ya no solo para niños y adolescentes, como ocurría antes, ahora también los adultos se deciden por este tipo de tratamiento. Además, el uso de los brackets metálicos tradicionales han dejado paso a una nueva técnica que hacen que el tratamiento sea más cómodo y rápido: los brackets de baja fricción (estos pueden ser tanto metálicos como estéticos).

¿Qué son los brackets metálicos de baja fricción?

La principal característica de los brackets metálicos de baja fricción es que las fuerzas que se utilizan en esta técnica son más suaves. Además, la unión entre los brackets metálicos se realiza con los arcos de forma directa, por lo que no requiere de ligaduras externas ni de gomas.

¿Cuáles son sus ventajas?

Gracias a esta ausencia o se utilila ausencia de ligaduras es muy beneficiosa para los dientes. La fuerza para moverlos se realiza a través de la memoria elástica de los arcos. Ni los dientes ni las encías sufren rozaduras ni otros problemas por su colocación, puesto que se reduce la fricción.

Algunas de las principales ventajas que tienen los tratamientos de ortodoncia de brackets de baja fricción son:

  • Si eliges brackets metálicos, estos son más económicos con respecto al resto y ofrecen una gran durabilidad, funcionalidad y capacidad de adhesión.
  • El tratamiento durará menos que si optas por los brackets metálicos tradicionales: al conseguir que exista menos fricción entre brackets y arco, los dientes cuentan con mayor movilidad para moverse hasta la posición deseada, por lo que el tratamiento será más rápido.
  • Facilita la higiene de tu boca: a pesar de que cualquier tratamiento de ortodoncia dificulta la limpieza bucodental, gracias a que en este tipo de ortodoncia no se utilizan ligaduras, nos resultará más fácil eliminar los restos de comida en nuestra boca.
  • Las molestias y los dolores serán menos. Al hacer menos fricción, las molestias no serán tan notables ya que el movimiento de los dientes se producirán de forma más natural y rápida.

¿Cuáles son los inconvenientes de los brackets metálicos de baja fricción?

El inconveniente más claro y evidente es el estético, ya que no todo el mundo está dispuesto a mostrar su sonrisa con el aparato. Sin embargo, este inconveniente se puede subsanar eligiendo brackets de baja fricción estéticos, los cuales no llaman tanto la atención y podrás disimular mejor el tratamiento de ortodoncia.

En conclusión, los brackets de baja fricción, y en particular los metálicos, pueden ser la mejor opción si estás pensando en corregir la mordida o la posición de los dientes, no solo para lucir una sonrisa perfecta sino para que nuestra boca y dentadura ejerza sus funciones correctamente.

Si te quedan preguntes que resolver acerca de este tipo de tratamiento de ortodoncia, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Nuestro equipo de dentistas especializados estarán encantados de resolvértelas