El blanqueamiento dental es uno de los tratamientos de estética dental más demandados entre los pacientes que quieren conseguir una sonrisa perfecta. Porque, ¿a quién no le gusta lucir unos dientes blancos? Y más teniendo en cuenta que uno de los aspectos en los que más nos fijamos la primera vez que vemos a alguien es en su boca. Lucir unos dientes blancos y alienados correctamente ofrece un aspecto más limpio y genera más confianza. Y eso es así.

Ahora bien, puede que hayas escuchado que no todo el mundo puede realizarse un blanqueamiento dental. Muchas personas tienen problemas odontológicos que a pesar de que no revistan gravedad, pueden afectar al tratamiento por lo que hay casos en los que necesitas solucionar esos “problemillas” o patologías antes de someterte al tratamiento dental.

Antes que nada, ¿en qué consiste un blanqueamiento dental?

El blanqueamiento dental consiste en aplicar un gel de peróxido de hidrógeno y luz fría en forma de arcada para abarcar la totalidad de la boca. Particularmente en nuestra clínica empleamos la tecnología Philips Zoom Whitespeed que, a diferencia de otros sistemas, emplea una luz LED que consigue acelerar el blanqueamiento dental y obtiene mejores resultados en poco tiempo.

¿Bajo qué circunstancias no puedo someterme a un blanqueamiento dental?

  • Como decíamos anteriormente, es necesario que la persona que acuda a realizarse este tipo de tratamiento necesita contar con una buena salud bucodental, por lo tanto, no se será apto para someterse a un blanqueamiento dental quien:
    Tenga las superficies de los dientes sucias y con placa bacteriana
  • Padezca algún problema en las encías
  • Tenga caries, infecciones u obturaciones filtradas.

Por otro lado, hay que mencionar que hay situaciones en las que no se recomienda llevar a cabo este tratamiento como es menores de 13 años (cuando todavía no tienen todos los dientes definitivos), en mujeres embarazadas o que estén dando el pecho a su bebé, si tus dientes presentan fisuras profundas o si padeces hipersensibilidad dental.

Otra de las preguntas más frecuentes a la hora de realizar un blanqueamiento dental es si un fumador puede someterse a este. La respuesta es sí. Los fumadores pueden hacerse sin ningún problema un blanqueamiento dental. El inconveniente lo encontramos en que si continúa fumando, el esmalte volverá a mancharse con más rapidez que en pacientes no fumadores, lo que depende del número de cigarrillos que se consuman diariamente.

Si estás pensando en someterte a un tratamiento de blanqueamiento dental, lo primero que debes de hacer es consultar con un especialista. Al fin y al cabo, el dentista será el que mejor te pueda indicar si tu boca está en condiciones óptimas para este tratamiento, y en caso de que no, seguro que puede ayudarte a solucionar los problemas que te lo impiden para finalmente llevarlo a cabo.
En Centro Dental Avanzado estamos a tu disposición para cualquier duda que te pueda surgir al respecto, así es que no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

¡Nos preocupamos por tu salud y por que quedes satisfecho con los resultados!